miércoles, 14 de marzo de 2012

CONTUSIONES

Cuando los tejidos del organismo sufren una lesión por un golpe o choque contra un cuerpo resistente sin que exista herida en la piel.
Las más frecuentes son: equimosis y hematoma.
EQUIMOSIS. (MORETONES).
Cuando una contusión produce la ruptura de pequeños vasos en el tejido celular subcutáneo e infiltración de una pequeña cantidad de sangre entre los tejidos.
Se observa una mancha de color violáceo que con el tiempo se torna verde y después amarilla hasta desaparecer. Hay dolor.
En cualquier equimosis la mancha característica no siempre es inmediata.
HEMATOMA.
Es cuando la contusión rompe vasos de mayor tamaño, derramándose mayor cantidad de sangre que puede infiltrarse en tejido celular subcutáneo y músculos.
Se puede localizar en cualquier parte del organismo, siendo más frecuentes en párpados y cuerpo cabelludo (chichón).
Son salientes bien marcadas y localizadas con dolor.
QUÉ HACER
Mantener elevada la parte afectada.
Colocar paños mojados en agua fría o helada para detener la hemorragia de los vasos dañados.
En toda contusión intensa de abdomen lo urgente es el traslado del traumatizado a un centro hospitalario para ser examinado por el médico quien determinará el tratamiento adecuado. Mientras se prepara el traslado, hacer el tratamiento de choque traumático.
Después de una contusión del cráneo, dar reposo al herido; acostarlo y colocar bolsa de hielo o paños fríos sobre la cabeza.
Contusión del tórax puede simplemente aparecer equimosis o hematoma en el lugar golpeado. Por muy simple que parezca conducirlo con un médico para ser examinado, más aún si presenta cianosis (coloración azulada de labios y uñas) o dificultad para respira
AHOGAMIENTO
Puede definirse como la muerte por asfixia tras el paso de líquidos a la vía aérea. Inicialmente, tras la inmersión total en el agua, la víctima inhibe su respiración y se agita violentamente. La agitación va desapareciendo cuando grandes cantidades de líquidos son tragadas y aspiradas. Los vómitos suelen estar asociados frecuentemente. Después desaparecen todos los reflejos de la vía aérea y el agua penetra pasivamente en los pulmones. Al final aparece una parada cardiorrespiratoria.
En todos los ahogados, se produce algo de hipotermia. Esta hipotermia prolonga la resistencia cerebral a la falta de oxígeno, por lo que siempre se deben iniciar las maniobras de reanimación en todos los casos de ahogamiento, aunque haya estado sumergido mucho tiempo.
SÍNTOMAS:
  • Pérdida de conocimiento
  • Ausencia de movimientos respiratorios
  • Ausencia de pulso
  • Dilatación de las pupilas
¿QUÉ DEBO HACER?
  • Lo más importante es sacar a la víctima del agua, si está lejos procure acercarse lo más rápidamente que pueda, llevando algo para que pueda agarrarse.
  • Si las aguas son poco profundas efectúe alguna respiración boca a boca durante el traslado hasta la orilla.
  • Hay que tratar a la víctima como si existiera una lesión cervical.
  • Es importante limpiar la vía aérea antes de proceder a la ventilación boca a boca.
  • Si la víctima no respira y no tienen pulso se debe efectuar la reanimación cardiopulmonar básica hasta que llegue ayuda médica.
  • Si la persona comienza a respirar espontáneamente se le debe colocar en posición lateral de seguridad.
ATRAGANTAMIENTO Y ASFIXIA
La obstrucción de la vía respiratoria por un cuerpo extraño, ya sea comida o no, puede causar asfixia, comprometiendo la vida.
SÍNTOMAS:
- Obstrucción parcial: dolor de garganta y tos, ruidos al respirar y dificultad para hablar.
-Obstrucción total: imposibilidad para respirar, palidez en un principio y coloración azulada de la piel después, agitación y pérdida de conciencia.
¿QUÉ DEBO HACER?
  • Si la víctima es un niño menor de 1 año: coloqué al bebé estirado sobre su antebrazo, con la cara hacia abajo y la cabeza más baja que el tronco. Apoye la cabeza y los hombros del bebé en su mano o sujete la cabeza traccionando la mandíbula. Con la otra mano libre, efectúe una serie de cuatro o cinco palmadas fuertes en la espalda (entre los omóplatos). Si no ha resultado eficaz, dé la vuelta al bebé y sujételo cara arriba. Siempre hay que procurar que la cabeza quede más abajo que el tronco y girada hacia un lado. Coloque dos dedos sobre el esternón y efectúe cuatro o cinco compresiones torácicas. Examine la boca y retire el objeto si lo ve. Si es ineficaz vuelva a repetir esta maniobra.
  • Si la víctima es un niño mayor de año o un adulto se realizará la MANIOBRA DE HEIMLICH.
Si la persona está CONSCIENTE, de pie o sentada: se colocará detrás de la víctima, rodeando el tórax de la víctima por debajo de los brazos. Colocará su puño justo debajo del esternón y realice cinco compresiones fuertes hacia arriba y atrás. Esta maniobra se repetirá hasta que se consiga extraer el cuerpo extraño o la víctima quede inconsciente.
Si la persona está INCONSCIENTE, se colocará a la víctima boca arriba. El reanimador se colocará a horcajadas sobre las piernas del paciente y colocará el talón de una mano y la otra mano sobre esta, justo debajo del esternón. Se presiona hacia arriba con toda la fuerza del cuerpo. Después se debe intentar otros cinco golpes entre los omoplatos, colocando a la víctima boca abajo y la cabeza ladeada.
En todos los casos las maniobras pueden repetirse varias veces seguidas, acompañándose de la búsqueda y retirada de objetos de la boca.
Si después de varios intentos la víctima continuara inconsciente o va adquiriendo una coloración azulada se debe intentar varias ventilaciones boca a boca, para intentar una ventilación parcial.

1 comentario: